Plantas aromáticas

Los vegetales forman parte de nuestra alimentación y desde la antigüedad el hombre ha cultivado plantas aromáticas para hacer productos cosméticos, condimentar todo tipo de alimentos, obtener remedios para enfermedades, entre otros. La mayoría de las plantas aromáticas y culinarias tienen cualidades medicinales y muchas son ricas en elementos minerales y especialmente en vitamina C.

En Can Pau Torrents tenemos muy presente que en la cocina es imprescindible la gran aportación de las plantas aromáticas.

El cultivo de las plantas aromáticas lo tenemos documentado desde Egipto donde las cultivaban por sus propiedades medicinales y también por sus rituales religiosos. Los griegos y romanos fueron grandes conocedores botánicos que extendieron por sus dominios los beneficios y usos de las plantas aromáticas y medicinales.

En la Edad Media el cultivo, estudio y uso de las hierbas aromáticas se centralizó en los jardines claustrales de los monasterios, donde los monjes preservaron los conocimientos sobre ellas logrados hasta el momento y es a partir del siglo XVI cuando se crean jardines de plantas aromáticas y medicinales en las universidades europeas para estudiar botánica y medicina, siendo el primero el de la Universidad de Padua en el año 1545. El sentido de las propiedades de estas plantas se ha ido agigantado con el paso del tiempo, convirtiéndose en una parte fundamental de la medicina, formando parte de la cultura gastronómica de todos los pueblos y habiendo creado una industria cosmética muy importante en todo el mundo.

En nuestra casa, Can Pau Torrents, en 1723 se creó el primer Jardín Botánico del estado.

La cuenca mediterránea alberga una gran cantidad de plantas aromáticas entre su vegetación que podemos cultivar en nuestros jardines y terrazas, ornamentando los mismos y facilitándonos hierbas frescas para dar sabor a nuestros platos.

A la hora de cultivar plantas aromáticas debe especificarse si viven en situaciones soleadas o en la sombra. Entre las primeras encontramos el romero, la salvia, el abrótano hembra, la lavanda, el orégano o la ajedrea. Estas crecen en suelos bien drenados, ligeros, pobres en nutrientes, muchas veces pedregosos, sin pedir mucha agua. Por otra parte, las que encuentran en la sombra quieren lugares frescos, humedad ambiental y suelos frescos, húmedos y ricos en nutrientes. Viven en estas condiciones las mentas, el azahar o la valeriana. Todas ellas aceptan ser cultivadas tanto en recipiente como en el jardín.

Las zonas geográficas más ricas en especies, corresponden a las áreas tropicales y templadas del planeta. Siguiendo al botánico de Candolle: Extremo Oriente (canela, anís estrellado, azafrán…); Indochina y las Islas del Pacífico Occidental como las Islas Molucas (la nuez moscada); el subcontinente Indio, donde la medicina ayurvédica utiliza la también la canela, la cúrcuma, o la pimienta. Dentro de la Ruta de las especias; Asia Central y sus Estepas (ajo, estragón, albahaca); el Mediterráneo (las hierbas mediterráneas como el tomillo, el orégano, el romero, la mejorana o la menta); el mundo árabe (el clavo, el comino, pimienta, jengibre, o la mezcla para preparar el cuscús llamado ras el hanout); Las Zonas templadas de Europa (el apio, el crecen, la angélica); América (la vainilla, la pimienta de Jamaica, los chiles, los pimientos); Antillas (el clavo, nuez moscada, la canela); África, Zanzíbar, conocida también como la isla de las Especies (la pimienta, el clavo, el cardamomo). Han representado rutas y ampliación del comercio, episodios bélicos, colonizaciones, descubrimientos, el intercambio, importancia económica, relaciones entre diferentes pueblos e integración de culturas diferentes.

Por último mencionar las plantas más utilizadas en nuestra cocina que son el laurel, el tomillo, el romero, el hinojo y una especie que caracteriza muchos platos de la cocina tradicional catalana y que no se ha encontrado en otros territorios de la península que es la canela.

Nuestros platos incorporan hierbas aromáticas para dar un toque diferencial a nuestros productos. Su utilización, de manera cuidadosa para potenciar los sabores y hacer de la comida un placer.

Roser y Montse Babot

Masía Restaurante Can Pau Torrents

Sant Joan Despí, 14 de julio de 2015